Turismo de aventura de alto riesgo

14097-00

Es un tipo de turismo dirigido a personas muy específicas que ya practiquen con asiduidad y dominio el deporte de aventura en su país y se encuentren en muy buena forma física y mental ya que este tipo de turismo exige altas dosis de esfuerzo físico y destreza.

A este tipo de turismo pertenecen todas las expediciones montañeras a las más altas montañas del planeta, de cuyo nivel de exigencia habla el número de muertes anuales que en ellas se dan, pero también las de travesías del desierto, donde cualquier error o tormenta inesperada puede dar al traste con sus posibilidades de supervivencia.

No quedan alejadas de este tipo de turismo las visitas de los pilotos de parapentes a determinados valles del Atlas marroquí donde las condiciones climáticas  y orográficas hacen que la atmósfera tenga una actividad que podríamos llamar explosiva, con térmicas que más bien parecerían cañonazos y que exigen un alto dominio de sí mismo para mantenerse volando.

O una travesía en bicicleta por la selva amazónica en Brasil, donde debes ir pensando que más veces irá la bicicleta sobre tu hombro que tú sobre ella.

O cualquiera de las expediciones a las grandes cavidades desconocidas.

Y así podríamos describir un gran número de ellas.

Por sus características se montan como expediciones, son muy caras y siempre exigen buscar patrocinadores publicitarios que las financien y buscando subproductos como son los documentales para recuperar el coste o parte del coste de la expedición.